Redes sociales: 3 pasos para fidelizar a tus usuarios | Marketalia Marketing Online

Hablamos constantemente de aumentar los fans en Facebook o Twitter, las redes sociales más punteras, de utilizar canales como youtube y, por supuesto, de tener un perfil digno de ver en LinkedIn, pero ¿Qué importa la cantidad de likers y followers que tenga si al final no tengo una comunidad que apueste por mi marca?

Lo verdaderamente importante es tener una comunidad en la que haya interacción entre marca y cliente, real o potencial, en la que el futuro cliente se sienta satisfecho y orgullo de formar parte de esa red y que la promueva, que crezca gracias a estos usuarios. Soñar es gratis. Ahora bien, nunca podrás tener una esta comunidad en redes sociales  sino le dedicas tiempo y la atención necesaria.

¿Quieres fidelizar a los usuarios? La fidelización de clientes es una labor importante. No caigamos en el error de pensar que tiene una mínima importancia. Un cliente satisfecho vale oro.

Un cliente te sigue porque en algún momento tu marca les ha llamado la atención. Haz que eso continúe aportándoles valor y ofreciéndoles más de lo que esperan. ¿Cómo?

1.)    Diseña un plan de trabajo en varios medios sociales: Tendrás que desarrollar un plan estratégico en el que incluyan varias plataformas sociales, tales como las más populares, Facebook o Twitter, hasta Pinterest, para colgar imágines o Foursquare para hacer check-in. Que los usuarios vean implicación por parte de la empresa. Se social, ¿Por qué sino ha triunfado tanto coca-cola?

2.)    Crea contenidos únicos: Nadie te sigue porque sí. De ser así, no tendría sentido el marketing en redes sociales. Es fundamental crear contenidos interesantes y creativos, que llamen la atención. En definitiva que enganchen.

3.)    Conversa con tus clientes y aportándoles una experiencia única: Siguiendo la misma línea, interactúa con los usuarios, hazles sentir que estas ahí, que la marca está ahí. Notarán cierta preocupación por los usuarios y eso, a día de hoy, es fundamental.

La relación no debe acabarse en la compra del producto, va más allá: El  engagement,  la relación de complicidad entre el usuario y la marca.