Google elimina más de 500 millones de anuncios falsos en 2014

El pasado verano Google empezó a detectar que existían ciertas irregularidades en algunos de los anuncios que aparecían en el buscador. Las sospechas comenzaron cuando investigaban una serie de anuncios donde se publicitaban casas para alquilar en vacaciones y se dieron cuenta de que éstas realmente no existían. Las fotos que mostraban habían sido obtenidas de otros sitios web y no se correspondían con la dirección de las viviendas. Los anuncios eran reales, pero las casas no. Quienes estaban detrás de este engaño buscaban que los usuarios creyesen que eran propiedades reales el tiempo suficiente como para realizar un desembolso económico, que difícilmente volverían a recuperar.

Una vez que Google descubrió el engaño, puso en marcha estrategias para terminar con esta publicidad falsa y entró en acción el Google’s Bad Ads team, es decir, el departamento de Google que se encarga de detectar la publicidad falsa con el fin de ofrecer información a los usuarios que haya sido verificada y, por tanto, totalmente real. Para el equipo de Google estas prácticas son ya habituales. De hecho, recientemente han revelado que durante 2014 este equipo prohibió a más de 214.000 usuarios anunciarse en Google y más de 500 millones de anuncios falsos fueron retirados del buscador.  Estas cifras no son demasiado altas en comparación con el tráfico total de AdWords, pero la investigación de Google es constante y necesaria, pues mantener un sistema seguro es una de sus máximas.

Otra de las estafas a la que ha tenido que hacer frente Google durante 2014 es la sucedida a raíz de la difusión del virus del Ébola. Cuando el primer caso de contagio llegó a Estados Unidos, las búsquedas del término “ébola” subieron como la espuma, lo que puso en acción a los estafadores. Así, se multiplicaron los anuncios que aseguraban ofrecer un tratamiento eficaz contra la enfermedad, con la única finalidad de engañar a los usuarios.

Vikaram Gupta, el Ads Engineering director de Google, explica que estos anuncios son muy fáciles de eliminar una vez que han sido identificados, pues la compañía cuenta con un complejo sistema de herramientas, creadas específicamente para analizar la publicidad en internet, que permite rastrear los distintos algoritmos hasta dar con la persona que está detrás de los anuncios falsos.