Lo que se debe y no se debe hacer en Redes Sociales | Marketalia Marketing Online

Las Redes Sociales han significado un antes y un después en la manera de comunicarnos, es por eso que las estrategias de Marketing Online han tenido que rediseñarse: si bien antes se seguían ciertas pautas y patrones sociales, ahora además, se tiende a escuchar e indagar en lo que verdaderamente piensa y siente el usuario de una marca. Primero, llegó Facebook, una Red Social de amigo a amigo (subes fotos, comentas…), que ha superado ya los mil millones de usuarios. Luego llegó Twitter, una plataforma distinta, quizá algo más profesional y con una característica bastante peculiar: los mensajes no pueden superar los 140 caracteres (una locura…). Con el tiempo, llegaron algunas más, de la cuáles, LinkedIn también merece especial reconocimiento. Y otras, se han quedado  por el camino, como el caso de Google+ o Quora, que aún no han terminado de despegar.

En el Informe “cosas que aprendimos de la Redes Sociales”, que aparece en la revista Anuncios, varios anunciantes comentan los éxitos y fracasos del Marketing Online y Social Media, enfocado en el ámbito de las Redes Sociales. Las estrategias en este tipo de Medios han sido desde sus comienzos: ensayo-error; ensayo-error. Lógicamente, no hay una teoría única que determine cuáles son los pasos  a seguir para conseguir la atención de los usuarios, y que esa atención se convierta, a posteriori, en una venta. En realidad, en publicidad nunca ha existido esa teoría “salvadora”. Según comentan, algunos anunciantes no han sabido llegar al público por razones muy obvias: ¿Se acuerdan del vídeo de Domino´s Pizza de dos empleados haciendo una pizza de una forma un tanto poco higiénica? O si no, ¿La campaña de Nestlé en Twitter y YouTube? Muchas son las marcas que no han sabido gestionar sus cuentas en Social Media bien, porque no han sabido llegar a su Target o porque directamente el usuario considera que su producto no es digno de consumir. No obstante, hay muchas otras que sí han sabido dar los pasos adecuados.

Entre ellas podría destacar Coca-Cola, que ya ha superado los 50 millones de seguidores en Facebook y se sitúa como la marca más popular de la plataforma. ¿Por qué? Según explica Francisco Rodríguez, responsable de Redes Sociales de Coca-Cola Iberia, estos canales  “obligan a ser más transparentes, dando información amplia y con un lenguaje adaptado a ellas; es decir, como lo diría un consumidor, y no un publicista o un especialista. Para nosotros, estar cerca de los consumidores no es hablar de uno mismo, sino hablar de lo que a los consumidores les interesa […]”.

Campofrío también destaca como marca social muy valorada por los usuarios, tras la decisión de retirar su publicidad de la noria el año pasado. Con esta actitud, la marca ha dado un paso determinante para la confianza de los usuarios. Juana Mansó explica que las redes sociales hacen que exista “una relación cotidiana, cercana, directa y diaria con los consumidores. Esto aporta grandes ventajas, porque vas teniendo el pulso de muchas cosas, de lo que quieras, en muy poco tiempo. El ‘feedback’ es inmediato: esa inmediatez y el hecho de que en Redes Sociales, a nivel de ejecución, las cosas sean más sencillas que en otros medios –o, al menos, más rápidas y menos costosas— hace que merezca la pena probar e innovar. Lo importante es ser ágil en las respuestas, analizar y medir para corregir lo que no funcione y potenciar lo que funcione”.

No caigamos en el engaño. Una buena estrategia de Social Media sí que ayuda a conseguir que la marca tenga una buena Reputación Social y que su target se convierta en un verdadero fan, es decir que sean en prescriptores de la marca, lo que conduce a una conversión real. Un proceso lento, pero totalmente efectivo.